Tu mente subconsciente no puede diferenciar entre algo que realmente pasó, y algo que imaginaste con un sentimiento de emoción. En otras palabras, si te imaginas haciendo el ridículo enfrente de una mujer y te sientes nervioso y apenado, tu mente subconsciente pensará que realmente pasó. Y entre más imagines este tipo de cosas, más se lo creerá tu mente.

Truco de seduccion eficaz para cualquier mujer
¿Alguna vez te has imaginado haciendo el ridículo enfrente de una mujer?

¿Alguna vez te has imaginado a una mujer burlándose de ti y rechazándote?

¿Alguna vez te has imaginado al novio/esposo de una mujer tratando de pelear contigo porque te acercaste a su novia/esposa?

La mayoría de los hombres sí lo han hecho. Y esta es una de las razones por la que tienen tanto temor al rechazo. Su mente subconsciente cree que estos eventos imaginarios realmente sucedieron.

La buena noticia es que cuando imaginas algo que genera sentimientos positivos, como confianza, emoción y felicidad, tu subconsciente también creerá que realmente sucedió. Y esta es la razón por la que la visualización funciona de maravilla.

Cuando imaginas que las cosas salen mal y te ves a ti mismo, en tu mente, haciendo el ridículo, eso es una visualización. Y cuando te ves acercándote a una mujer, seguro de ti mismo, haciéndola reír y disfrutar, esto también es una visualización. Una de las dos te hará sentir nervioso y la otra te hará sentir confiado. ¡El secreto está en que visualices la  que te haga sentir más confiado!

Esto es lo que tienes que hacer…

Cierra tus ojos e imagina que estás en el cine. En la pantalla apareces tú parado en un bar. Está en blanco y negro. Hay una mujer hermosa parada junto a ti. Volteas a verla y le dices “Hola” y te presentas. Imagínate siendo confiado, tranquilo y encantador.
E imagina a ella siendo amable y sintiéndose atraída a ti.

Probablemente la primera vez que hagas esto te verás en la pantalla cometiendo errores y haciendo el ridículo. Está bien, es normal. Si en tu mente ves que pareces nervioso o que te van a rechazar, simplemente borra la situación y comienza de nuevo.
Continúa haciendo esto hasta que logres visualizarte acercándote a la mujer de manera tranquila y confiada. Al igual que con la meditación, tardarás un poco en acostumbrarte. Pero si lo practicas a menudo eventualmente lograrás verte de esa manera.

Imagina que te acercas a ella, que la haces reír, que no tienes problema en seducirla y que al final te da su número de teléfono. Ella está feliz de haberte conocido y tú sales del bar tranquilo y confiado. Ella te observa mientras sales y está más que claro que se siente muy atraída a ti.

Cuando logres ver esto varias veces, cambia el color de la pantalla de blanco y negro a color. Haz que la pantalla esté más cerca de ti y sea más grande. Imagina los sonidos y olores del bar. Imagínate a ti mismo, una y otra vez, acercándote a la mujer y seduciéndola. Ve lo confiado que te ves. Siente la sensación de ser un hombre seguro de sí mismo.

Ya que puedas ver esto varias veces, métete en la pantalla y vive el evento a través de tus propios ojos. Así que en vez de imaginar que te estás viendo en la pantalla del cine, imagina que estás parado en el bar. Volteas a ver a la mujer y le dices “Hola”.
Imagina que tomas su mano. Se siente muy suave. Imagina todo esto a detalle.  Ella se ríe contigo y succiona sensualmente la
pajilla de su bebida. Imagina lo atraída que se siente hacia ti. Experimenta todo lo que viste en la pantalla pero esta vez desde tu punto de vista en vez de verte a ti mismo como si fueras una tercera persona.

Eventualmente podrás sentir que estás seduciendo a la mujer. Y entre más hagas esto, más creerá tu mente que esto realmente sucedió. Repite este proceso una y otra vez. Después cambia a la mujer. Cambia de locación. También lo puedes aplicar en otras áreas de tu vida donde necesitas más confianza. Entre más lo hagas más confiado te sentirás.

¡Combina esto con meditación y transformarás tu cerebro por completo!